24 jun. 2009

La importancia de llamarse James: La mítica presentación de Jimi Hendrix en Woodstock 69'.

Ya habían transcurridos tres días de uno de los festivales más importantes de la historia del Rock. La copiosa lluvia de la segunda jornada obligó a mover la presentación de James Marshall Hendrix (Jimi Hendrix) a la mañana de un cuarto día, cuando la masividad ya no era tanta como al inicio del encuentro. Los ánimos no eran los mismos y el público, cansado de los excesos y la psicodelia, había comenzado a abandonar la explanada de Bethel, quedando sólo los más aguerridos y aquellos que sentían la convicción de tener que permanecer hasta el final en el evento musical más significativo de sus vidas.

Cerca de las 9 de la mañana del día lunes 18 de Agosto de 1969, el ambiente era de por sí expectante. Encargado de cerrar el festival, Hendrix había arrimado un seguimiento especial a través de la música realizada con el power-trío The Jimi Hendrix Experience. Empero, al ser presentado con esta titulación, el artista corregiría con rapidez al speaker para dar a conocer el nuevo nombre de la agrupación: Gipsy Sun and Rainbows. La incursión de percusiones y segunda voz descompuso en un primer momento las expectativas puestas en la presentación; mas a medida que la actuación fue ganando confianza también ganaría la aprobación de los miles de presentes.

Vestido a la usanza Flower Power, Jimi entraría en contacto con su guitarra de una manera poco antes vista en conciertos anteriores, utilizando una distorsión de tanta finura que incluso los errores parecerían ser parte de la elocución. La batería de Mitch Mitchell, acompañada de congas y otros instrumentos de percusión, lograría acercarse a las ideas y notas que segundo a segundo emanaban de Hendrix, logrando un compuesto en sumo atractivo como proyecto.


Jimi Hendrix & Gipsy Sun and Rainbows en Woodstock 69' - Foxey Lady

Ahora bien, un definitivo puesto es el que debe de darse a la magistral y controversial interpretación del himno de los Estados Unidos, The Star-Spangled Banner, donde la creatividad y la potencia se supieron mezclar para dar como resultado una de las creaciones artísticas que marcarían de por vida al artista. Emulando sonidos de guerra utilizando sólo lo que ofrecía el juego con la guitarra, para muchos The Star-Spangled Banner fue la posibilidad clara de poder expresar ante el mundo y sobre todo ante los coetáneos que el sentimiento de paz que cubría a Woodstock también era compartido por el músico.

Traspasada la barrera de la adecuación, la audiencia se encontró satisfecha por lo que el guitarrista de Seattle había presentado. Luego de dos horas en el escenario (la presentación más extensa dada hasta entonces por Hendrix), la leyenda de James en Woodstock y las significaciones que tuvo tal presentación sentarían un marco insoluble dentro de los anales de la música.


No hay comentarios: